Según un estudio de la Universidad Carlos III, España está entre los dos países con menor tasa de juego problemático de Europa

• La mayoría de encuestados juega para pasar un rato entretenido e interactuar socialmente.
• El 80.9% de la sociedad española ha practicado juegos de azar en 2020 y la mayoría lo consideran como una afición más en su vida.
• Durante el año del COVID-19, el número de personas que han participado en algún juego de azar se ha reducido un 4% alcanzando cifras de 2013.
• Los rascas de la ONCE son el producto más consumido entre la población joven.
• Según los datos registrados por las administraciones sanitarias, el número de personas diagnosticadas por juego problemático en España es inferior a 7.000.
• El índice de juego problemático se sitúa en el 0.25% en 2020, ubicando a España solo por detrás de Dinamarca.

Madrid, 29 de septiembre de 2021.- El Instituto de Política y Gobernanza (IPOLGOB) de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) ha presentado la 12ª edición del estudio Juego y Sociedad, cuyo objetivo es dar a conocer los hábitos y actitudes de los españoles ante el juego. Este informe ha sido elaborado por José Antonio Gómez Yáñez, doctor en sociología, profesor y miembro del IPOLGOB de esta Universidad y Carlos Lalanda Fernández, abogado y fundador del Centro de Estudios de Políticas y Legislación del Juego.

Jugar es normal

Según el informe, un 80.9% de la población adulta española ha practicado juegos de azar durante el último año, lo que supone más de 28 millones de personas entre 18 y 75 años. Estas cifras corroboran uno de los principales mensajes que se extraen del estudio, que muestran que jugar es normal, y que los clientes y usuarios lo consideran como una afición más en su vida. Los encuestados manifiestan, en su gran mayoría, actuar de forma responsable respecto a la experiencia de juego y medir de forma correcta los costes en los que incurren al jugar. Además, evalúan de forma satisfactoria el entretenimiento que consiguen con la experiencia. Para aquellas personas que manifiestan haber jugado en alguna ocasión a lo largo del pasado año, el coste del juego es similar al de una entrada para asistir a un espectáculo, o al coste de practicar cualquier otro hobby o afición.

En términos de frecuencia, la práctica del juego está por debajo de otras aficiones como el deporte, acudir a conciertos o la fotografía. Con respecto a las motivaciones, en el juego destaca el hecho de que su principal aliciente es el de pasar un rato entretenido, interactuar socialmente con el objetivo de estrechar lazos y relaciones, y ganar una apuesta desafiando el riesgo a perder, lo que les permite tomar decisiones propias y hacerse cargo de sus consecuencias.

Hábitos de juego de los españoles durante el año del Covid-19

2020 fue un año diferente para todos los sectores, como también lo ha sido para el sector del juego, que ha sufrido las mayores restricciones, junto con la hostelería o el sector turístico. En comparación con el 2019, el número de personas que han jugado a juegos de azar se ha reducido un 4%, lo que supone un retroceso a los niveles registrados en 2013.

En general, los juegos de Lotería, en los que los usuarios invierten por la ilusión o por el premio, han conservado el número de clientes, pero las cantidades invertidas han sido entre un 20% y un 25% menores que en 2019. Los juegos públicos, como la ONCE y las loterías, han sido los más consumidos. De mayor a menor, el Gordo de Navidad ha sido el juego elegido por más españoles (24.5 millones de personas), seguido de El Niño (14.5 millones de personas), La Primitiva (12.8 millones de personas) y los cupones de la ONCE (8.9 millones de personas).

Los rascas de la ONCE, el producto más consumido entre los jóvenes

Los rascas de la ONCE han registrado un leve descenso respecto al pasado año (-0,5%) aunque mantienen su especialización sobre el cliente joven. En 2020, un 9.4% de la población entre 18 y 75 años ha participado en este tipo de juego. Éste es el que más consume la población de 18 a 25 años y, en concreto, más del 50% de los jugadores de los rascas de la ONCE son menores de 35 años, lo que confirma el sesgo joven del producto. Aún con su descenso registrado en 2020, se mantiene como el más demandado desde su creación.

El juego online, estable durante el COVID-19

En el caso del juego privado de entretenimiento, en sus diferentes modalidades presenciales (casinos, bingos, salones, apuesta presencial o juego en máquinas) el número de clientes descendió alrededor del 50%, hasta los 3.8 millones de personas. Durante la crisis del COVID-19, las salas de entretenimiento permanecieron cerradas durante meses en toda España, y las restricciones de movilidad y aforos afectaron seriamente a este sector.

El juego online se ha mantenido estable durante el año del COVID-19, alcanzando la cifra de 1.5 millones de usuarios. Este tipo de juego, que va alcanzando su madurez y cuenta con una dinámica propia, no ha sufrido un incremento en el número de clientes, como manejaban las expectativas habituales en algunos discursos públicos en relación con él. Actualmente, 300.000 personas en España juegan con carácter estable, lo que supone un 0.9% de la población entre 18 y 75 años. La intensificación de la inversión publicitaria por parte de este tipo de empresas de juego no se ha traducido, por tanto, en un aumento de la base de clientes, sino que se ha estabilizado.

Datos sobre el juego problemático

El juego problemático a comienzos de 2021 alcanza el 0.25% de la población entre 18 y 75 años. Esta tasa sitúa a España entre los dos países con menor tasa de juego problemático de Europa, por delante de Suecia, Alemania, Francia e Inglaterra. Esta información coincide y se consolida con datos e informes publicados en los últimos cuatro años, tanto por el Ministerio de Sanidad como por el Gobierno Vasco, y otros foros relacionados con el juego responsable.

Además, según los datos registrados por las administraciones sanitarias, el número de personas diagnosticadas en España por trastorno de juego problemático se sitúa por debajo de 7.000.

Analizando en profundidad el origen del juego problemático, como afirma el Doctor en Sociología, José Antonio Gómez Yáñez, autor del estudio, “los datos corroboran la idea de que el trastorno de juego forma parte de un cuadro de patología múltiple y multicausal. La raíz del trastorno no se encuentra en la oferta de juego, sino que forma parte de un cuadro complejo que afecta a personas proclives a este tipo de comportamientos”.

La duodécima edición anual de este estudio aporta información sobre los distintos tipos de juego que hay en España, los diferentes perfiles de los jugadores, su consumo o determinados datos referidos al juego problemático. El estudio se ha llevado a cabo a través de un cuestionario realizado por IMOP Insights a 1000 personas de entre 18 y 75 años.

Quizz sobre el Juego

Con el objetivo de poner en conocimiento los principales mensajes que se desprenden del estudio Juego y Sociedad 2021 y desmitificar algunos datos sobre el sector, CeJuego ha creado, como acción solidaria, el “Quizz del juego”. El objetivo es conseguir que, de una manera divertida y transparente, se acerque la realidad del juego a la ciudadanía. Por cada persona que participe, y acierte las 8 preguntas, el Consejo donará 10 euros al proyecto Campus de Hostelería de la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE). Accede y participa a través de la web http://quizzdeljuego.es .

 

 

 

Share on twitter
Share on linkedin